Del “alcohotest” al “narcotest”

Algunas personas creen que pueden consumir drogas y luego manejar, “total, nadie lo sanciona”.
Esta situación tendría los días contados gracias a la debutante “Ley de Tolerancia Cero”, que no solo ha limitado la ingesta de alcohol, si no también contempla medir el consumo de drogas en los conductores.

La modificación de la Ley -promulgada a principios de marzo- también aumenta las sanciones por manejo bajo “estupefacientes o sicotrópicos”. Si bien esta parte de la ley todavía no está operativa, las autoridades ya se están preparando para implementarla.
Para las próximas fiscalizaciones se utilizarán “narcotests” o papeles que a través de la saliva identifican si hay presencia de estupefacientes. Mide cinco tipos de drogas que son las que más se consumen en Chile: marihuana, cocaína, pasta base, metanfetaminas y éxtasis.
Aunque el mandato legal está vigente, por ahora el foco estará puesto en la campaña que evita la conducción bajo la influencia del alcohol, para pasar -en una segunda etapa- a los sicotrópicos y drogas.

¿Cómo funcionan estos kits móviles?

Se trata de un dispositivo desechable, de plástico, que se pone en la lengua por al menos un minuto.
Si da positivo, la placa se tiñe de color. Si no hay consumo, no se colorea. De esta forma, el test solo determina si existió consumo, pero no logra definir el nivel de éste.
Los doctores consideran que con la cocaína y el éxtasis el conductor tiene un estado de ánimo alterado y se siente capaz de hacer cosas más riesgosas. En cuanto a la marihuana y algunos tranquilizantes, pueden entregar un efecto sedante que también afectaría la vigilia del conductor.